El fabricante alemán Volkswagen ha demandado a la compañía estadounidense Prevent el pago de una indemnización millonaria por los problemas en el suministro de componentes en agosto de 2016.

Volkswagen informó hoy de que la interrupción de los suministros de ES Guss y Car Trim, que pertenecen a Prevent, fueron ilegales y contrarios al contrato. La interrupción de los suministros obligó a la compañía alemana a parar la producción de vehículo, lo que le generó unos daños de más de 100 millones de euros.

La empresa con sede en Wolfsburg no solo ha demandado a las dos compañías de suministro de componentes, con las que firmó los contratos, sino también a la matriz Prevent, a la que considera responsable de la interrupción.

Los suministradores no quisieron proveer las piezas en agosto y acusaban a Volkswagen de abuso de poder en el mercado al haber rescindido contratos sin motivo y sin aviso previo como consecuencia de la crisis que ha generado la manipulación de las emisiones de gases contaminantes.

Car Trim y Es Automobil Guss son empresas relativamente pequeñas y proveían a Volkswagen de fundas para los asientos y componentes para motores. Desde hace años Prevent y Volkswagen se enfrentan en los tribunales por las condiciones contractuales de los suministros de componentes.

Prevent quiere lograr un aumento de los precios mediante interrupciones de los suministros, lo que ha obligado a Volkswagen a parar la producción en ocasiones y a decidir rescindir contratos.

Fuente: Cinco Días