La compañía automovilística Volkswagen y las organizaciones de protección al consumidor alemanas deben aclarar antes de final de año si quieren negociar un acuerdo por el caso de la demanda colectiva contra la empresa por la manipulación del software que mide las emisiones contaminantes del diésel.

El plazo correspondiente fijado por el tribunal competente en Brunswick expira el 31 de diciembre, aunque hasta ahora no hay fecha para las negociaciones entre las partes, tal y como había propuesto el juez Michael Neef, por lo que, posiblemente, esto pueda prolongarse hasta el nuevo año.

Volkswagen había rechazado oficialmente llegar a un acuerdo extrajudicial con la Asociación de Consumidores de Alemania (VZBV, por sus siglas en alemán), alegando que para la empresa era algo «difícil de imaginar» debido a la falta de comparabilidad de los numerosos casos individuales y al incompleto registro de demandas.

Según la firma alemana, aún no se ha determinado el número exacto de demandantes registrados en la Oficina Federal de Justicia, por lo que podría haber dobles entradas.

Es posible que el registro de demandantes «no esté debidamente preparado hasta después de comenzar el próximo año», ha señalado el director del equipo de la demanda colectiva de la asociación de consumidores, Ronny Jahn.

De acuerdo con la información de Volkswagen, unos 70.000 demandantes dieron marcha atrás y decidieron no interponer la demanda colectiva.

La Asociación de Consumidores de Alemania encabeza la demanda colectiva contra Volkswagen, a la que se han unido unas 444.000 personas que quieren hacer valer las reclamaciones por daños y perjuicios debido a la pérdida de valor de sus coches por la manipulación del software que mide las emisiones de diésel.

La asociación confirmó su voluntad de negociar. Por su parte Volkswagen ha recalcado que, tan pronto como estuviera claro quiénes serán los demandantes, examinará el hecho de si las negociaciones son aún factibles.

Fuente: Cinco Días