Vodafone España realizó una profunda limpieza de su balance en el ejercicio fiscal que concluyó el pasado 31 de marzo, con operaciones de venta de créditos comerciales y derechos de cobro en la financiación de terminales, que tenían un valor nominal cercano a 180 millones de euros.

En el informe integrado anual, publicado el pasado viernes, la teleco indica que, con fecha 26 de febrero de 2019, procedió a enajenar los derechos de cobro de una parte de los saldos pendientes de cobro por financiación de terminales, cuyo valor nominal era de 107 millones de euros, dando lugar la operación a un resultado neto negativo de 542.000 de euros.

Vodafone precisa que vende terminales al cliente final ofreciendo la posibilidad de pago aplazado. El saldo pendiente de cobro a largo plazo ascendía a fecha de 31 de marzo de 2019 a 58,41 millones de euros (a 31 de marzo de 2018 este importe ascendía a 67,88 millones).

En la misma línea, Vodafone explica que realizó durante el ejercicio finalizado el 31 de marzo de 2019 una operación de enajenación de créditos comerciales de clientes, considerados incobrables, cuyo valor nominal era de 71,85 millones de euros, por un importe de 2,084 millones. “Estos saldos se encontraban totalmente deteriorados en el momento de la operación”, precisa la compañía.

Préstamos

Al cierre del citado ejercicio fiscal, los préstamos y partidas a cobrar a corto plazo de Vodafone España ascendían a 568 millones de euros, un 16,34% menos que en la misma fecha del año anterior, cuando rondaban los 679 millones.

A su vez, los préstamos y partidas a cobrar a largo plazo al cierre de marzo superaban los 72,2 millones de euros, un 19% menos que en el ejercicio anterior, cuando ascendían a 89,29 millones.

Las deudas comerciales y otras cuentas a cobrar de Vodafone España se acercaban a los 523,7 millones de euros, por los 641 millones del ejercicio anterior, según figura en el informe integrado.

Fuente: Cinco Días