Un tribunal de Angola ha ordenado este martes congelar los bienes y cuentas bancarias de Isabel dos Santos, hija del expresidente José Eduardo dos Santos y considerada la mujer más rica de África.

El tribunal de Luanda ha decretado así la congelación de las participaciones de Isabel dos Santos en diversas empresas del país, incluida la compañía de telecomunicaciones Unitel y en el Banco Fomento de Angola (BFA).

Según las informaciones recogidas por la agencia estatal angoleña de noticias, ANGOP, la decisión llega en el marco de los esfuerzos de las autoridades para recuperar cerca de 1,1 millones de dólares (cerca de 980.000 euros) que asegura que Isabel dos Santos y varios de sus socios deben al Estado.

Isabel dos Santos ha publicado un mensaje en su cuenta en la red social Twitter en el que ha querido trasladar «confianza y tranquilidad» a sus equipos, sin pronunciarse directamente sobre la decisión del tribunal.

«Continuaremos, cada día, en cada negocio, haciéndolo lo mejor posible y luchando por lo que creo para Angola. El camino es largo, la verdad prevalecerá. Juntos somos más fuertes», ha recalcado.

La orden del tribunal ha llegado pocas semanas después del inicio del juicio por corrupción contra José Filomeno dos Santos, también hijo del expresidente, un proceso en el que también está acusado el antiguo gobernador del Banco Central Valder Filipe.

José Filomeno dos Santos, conocido como ‘Zénu’, está acusado de malversación y blanqueo de dinero por una transferencia de 500 millones de dólares que supuestamente hizo en septiembre de 2017 desde una cuenta del Banco Nacional de Angola a otra en el Credit Suisse de Londres.

‘Zénu’ era el jefe del fondo de inversión estatal de Angola, valorado en 5.000 millones de dólares, hasta que su padre dejó el cargo, el 26 de septiembre 2017, después de dos décadas en el cargo.

Su sustituto, Joao Lourenço, ha lanzado numerosas campañas contra la corrupción desde entonces. Los esfuerzos de Lourenço están centrados en la presunta corrupción de miembros de la élite cercana a su predecesor.

En 2017, cesó a Isabel dos Santos de su puesto como directora de la empresa petrolera estatal, Sonagol, cargo para el que fue nombrada por sorpresa por su padre un año antes.

Asimismo, la Fiscalía General de Angola anunció en febrero que Higino Carneiro, exgobernador de la capital, Luanda, estaba siendo investigado por corrupción y resaltó que hay orden para impedir que abandone el país africano.

La Fiscalía indicó que Carneiro, quien fue nombrado para el cargo por el expresidente, es sospechoso de malversación, abuso de poder y blanqueo de dinero durante su mandato como gobernador de la ciudad.

Fuente: Cinco Días