Uber ha decidido cambiar su sistema de precios con el fin de mejorar su competitividad frente al taxi y a rivales como Cabify. La compañía anunció este jueves que a partir del 22 de septiembre pondrá en marcha en Madrid (la única ciudad española donde opera)el sistema de precios cerrados por el que el usuario podrá conocer con exactitud cuánto le va a costar el viaje al destino elegido.

Es el mismo sistema que ya utiliza la citada Cabify. De esta forma, una vez que el cliente indique el punto de recogida y destino, la app le mostrará por adelantado la cantidad exacta que pagará por el trayecto. No como ocurre hasta ahora con Uber, que ofrece a sus clientes una horquilla de precios estimados.

“El establecimiento del precio cerrado es una mejora que estamos desarrollando en todo el mundo y Madrid será la segunda ciudad europea en tenerlo operativo”, aseguró el nuevo director de la compañía en España, Juan Galiardo, que añadió que el cambio “es muy importante para estar cerca del usuario”, ya que, a su juicio, “proporciona una total transparencia” en cuanto al precio del servicio.

Además, Uber, que mantiene desde hace tiempo un fuerte pulso con el sector del taxi en España, anunció también una nueva estructura de precios con la que, aseguró, abaratará su servicio de movilidad un 5% de media respecto a los precios actuales y elevará los ingresos de los conductores. La compañía precisó que tras analizar las métricas de los viajes realizados y el feedback de conductores y usuarios han decidido aplicar, a partir del próximo lunes, un nuevo sistema de tarifas, con cambios en los precios mínimo, por kilómetro y por minuto.

Concretamente, rebajarán a la mitad el coste por minuto, de 0,20 a 0,10 céntimos, y subirá tanto el precio mínimo (la cantidad fija que ha que pagar con independencia del recorrido) como por kilómetro. Desde el lunes, el precio mínimo de Uber subirá de los 5 euros actuales a 5,5 euros, y el coste del kilómetro pasará de 1,15 a 1,25 euros. “Uber se afianza como la alternativa más económica de vehículo con conductor en Madrid”, subrayaron.

Los cambios se producen un año y medio después de la vuelta de Uber a España y tras un millón de descargas de su aplicación UberX. Galiardo indicó que el nuevo sistema de precios permitirá a Uber expandirse más en la ciudad de Madrid. “Los cambios favorecerán el uso del servicio en viajes más largos y eficientes”.

La empresa aclaró que, aunque el cliente siempre sabrá de antemano cuánto le cuesta el trayecto, mantiene su política de precio dinámico, de modo que el precio puede variar dependiendo de la demanda. Es decir, que no siempre el mismo trayecto costará lo mismo.

Uber también presentó la opción multidestino, que permite establecer hasta tres paradas para un mismo trayecto. Así, los usuarios podrán recoger o dejar amigos y familiares antes de llegar a su destino final. La función puede activarse cuando se solicita el vehículo y una vez iniciado el viaje. Las direcciones o el orden de las paradas puede cambiarse durante el trayecto.

La multinacional hizo los anuncios en sus nuevas oficinas en Madrid, que será la sede para el sur de Europa de la firma. Con 700 metros cuadrados, las instalaciones están ubicadas en el centro de innovación digital TheCube Madrid, que conectará a grandes empresas, startups, inversores e investigadores para el impulso del internet de las cosas.

Expansión de UberEAT y críticas al Gobierno

Los responsables de Uber explicaron igualmente que, tras ocho meses de operación del servicio de comida a domicilio UberEAT en Madrid, han decidido ampliar su actividad a tres nuevas ciudades en 2018. El servicio, que amplía también su alcance en la capital, ha incrementado a más de 700 el número de restaurantes disponibles. Uber quiere aprovechar el tirón del negocio de la comida a domicilio, que mueve en España 3.000 millones al año.

Galiardo criticó durante el acto las medidas adoptadas por el Ministerio de Fomento “a favor del sector del taxi”. El directivo calificó la regulación española como “una de las más restrictivas de Europa”, y urgió al Ejecutivo a “dejar de apoyar el monopolio del taxi en contra de los intereses de los ciudadanos que demandan otras alternativas”.

Fuente: Cinco Días