El Estado colocó ayer lunes en Bolsa un 7% de Bankia por 818,3 millones de euros, tras contratar a Deutsche Bank, UBS y Morgan Stanley a través del Fondo de Reestructuración Ordenada Bancaria (FROB) para que realizaran una colocación acelerada de la participación. La operación se cerró a 4,06 euros por acción, con un descuento del 2,7% sobre el precio de mercado, indicó Bankia a la CNMV el martes por la mañana. La demanda ha superado la oferta en 2,3 veces.

Así, el paquete que España tiene a través del fondo español de rescate de la banca se reduciría desde el 67,6% actual hasta el 60,6%. Recuperará unos 800 millones de lo inyectado en la entidad a través de la venta de 201,5 millones de acciones. El descuento ofrecido se ha situado en el entorno del 4%, según fuentes financieras, aunque el precio final dependerá en última instancia de la demanda efectiva.

Más información

Hasta ahora, el Estado ha recuperado unos 1.838 millones, según los cálculos de la propia entidad. El primer paso fue la privatización del 7,5%, en febrero de 2014, operación por la que percibió 1.304 millones. Por los tres dividendos que ha abonado la entidad en los últimos tres años, ha recuperado un total de 534 millones. Con la colocación ejecutada ayer, el importe recuperado será de 2.656 millones, el 11% de lo inyectado en Bankia y BMN, por 24.069 millones de euros.

La banca de inversión planeaba cerrarla ayer mismo, aunque se dan un plazo de 24 horas, de manera que puede retrasarse hasta después del cierre de mercado de hoy. Es de prever que, al igual que en la operación de hace cuatro años, se incluya un compromiso de no volver a colocar acciones (lock up, en la jerga) de 90 días desde el día de la operación.

BFA inyectó 10.620 millones de euros en el capital de Bankia en mayo de 2013 a un precio de 1,35 euros por acción (equivalentes a 5,4 euros tras la agrupación de títulos de cuatro a uno del pasado 5 de junio), con lo que se hizo con el 68,4% del capital.

Previamente, había puesto encima del tapete los 4.465 millones prestados en 2010 en forma de participaciones preferentes y otras ayudas, hasta llegar a los 22.424 millones de euros.

El 9 de mayo de 2012, dos días después de la dimisión de Rodrigo Rato como presidente de la entidad, el Gobierno anunció la metamorfosis en acciones de esas participaciones.

La primera colocación de Bankia hace casi cuatro años se hizo con un descuento del 4,4% al que el Estado cerró la operación a finales de febrero de 2014.

El pasado octubre Cajastur, Caja de Extremadura y Caja Cantabria vendieron el 19% de Liberbank con un descuento del 9,1% como paso previo a la ampliación de capital de 500 millones.

Tanto Goirigolzarri como el ministro de Economía, Luis de Guindos, habían avisado en infinidad de ocasiones en los últimos meses de que la segunda colocación de Bankia estaba a punto. Los planes pasaban en un principio por realizar la operación en septiembre, una vez que Bankia cerró la fusión de BMN este verano.

La banca de inversión presionaba entonces para realizar la operación, dado que la situación bursátil de Bankia era idónea, como publicó CincoDías el pasado 8 de agosto. La acción cotizaba en máximos de 2015, por encima de los 4,5 euros por acción. Sin embargo, la inestabilidad en Cataluña se cruzó en los planes del Gobierno y dilató el proceso. Las acciones del banco cerraron ayer ligeramente por debajo de ese nivel, a 4,173 euros.

Fuente: Cinco Días