La Sociedad de Gestión de Activos Procedentes de la Reestructuración Bancaria (Sareb) ha adjudicado a Haya Real Estate el contrato de gestión de parte de su cartera de activos en alquiler, tras un proceso competitivo en el que han participado algunos de los principales prestadores de este servicio en el mercado, un total de cinco gestores especializados.

El contrato, que tendrá una duración de dos años, incluye la comercialización y la gestión patrimonial de inmuebles residenciales y terciarios repartidos por el territorio nacional. En concreto, se trata de un total de 3.300 inmuebles, de los que 1.800 son viviendas. Además, incluye garajes, trasteros y locales comerciales.

La reasignación de este servicio bajo nuevos parámetros contractuales se enmarca en el nuevo modelo de gestión implantado por la compañía, con el que aspira a mejorar la eficiencia mediante la contratación de gestores especializados en determinados servicios, como es el alquiler.

En cuanto a la ubicación geográfica de los inmuebles que serán gestionados por Haya Real Estate bajo el nuevo marco de gestión, el 40% de los activos de esta cartera se concentran en la Comunidad Valenciana, y el 60% restante se reparte entre Comunidad de Madrid, Castilla y León y Castilla-La Mancha (con el 24%), Andalucía y Canarias (con el 16%), Aragón, Cataluña y Baleares (con el 14%), y las comunidades de noroeste de España (con el 6% restante).

Sareb adjudicó en octubre a Haya Real Estate la gestión comercial de un perímetro préstamos e inmuebles valorado en 8.400 millones de euros (valor neto contable) bajo el nuevo modelo de gestión. Ya en esa ocasión, la entidad presidida por Jaime Echegoyen explicaba que el contrato formaba parte de una nueva estrategia de negocio que busca «preservar o mejorar el valor de los activos que tiene en propiedad».

Para ello, Sareb apuesta por promover vivienda nueva, por la gestión urbanística de suelos, la judicialización de los préstamos impagados o la apertura de delegaciones territoriales. El nuevo modelo diseñado con sus «servicers» -empresas que nacieron de las filiales inmobiliarias de los bancos y que gestionan inmuebles y préstamos- les atribuye funciones, en esencia, en labores comerciales.

Fuente: Cinco Días