El laboratorio francés Sanofi reveló este martes su giro estratégico impulsado por su nuevo consejero delegado Paul Hudson, con la intención de centrarse en algunos fármacos superventas y en áreas terapéuticas como oncología, vacunas y enfermedades raras, entre otras. Los nuevos planes fueran bien recibidos por los inversores, ya que las acciones de la multinacional se revalorizaron un 5,86%, hasta una capitalización de 109.000 millones.

En concreto, la empresa explicó que se centrará en el desarrollo de seis terapias transformadoras con gran potencial y en vacunas que potencien las ventas, como su medicamento para el eccema Dupixent. Según los planes de la compañía, este blockbuster debería dar unos ingresos máximos de 10.000 millones de euros al año. Entre las claves del negocio también se incluye el desarrollo de tratamientos oncológicos, hematológicos, neurológicos y la investigación en medicamentos para curar enfermedades raras.

El laboratorio de origen francés prevé elevar el beneficio operativo un 30% en 2022. Además cuenta con un plan de ahorro de costes de 2.000 millones de euros. En ese sentido, Sanofi anunció que interrumpirá la investigación en tratamientos para la diabetes y enfermedades cardiovasculares, dos de sus ejes clave hasta ahora con medicamentos como la insulina Lantus (que ya perdió la patente).

A partir de ahora, Sanofi se estructurará en tres grandes unidades de negocio: atención especializada (inmunología, enfermedades raras, trastornos sanguíneos raros, neurología y oncología); vacunas, y medicina general (diabetes, medicamentos cardiovasculares y productos establecidos). Por su parte, consumer healthcare pasará a ser una unidad independiente.

El laboratorio anunció el lunes también la compra de la biotecnológica Synthorx, que le da entrada en una cartera de medicamentos en investigación en el área de la oncología, concretamente en las innovadoras terapias conocidas como Car-T. Para comprar la firma pagará 2.500 millones de dólares (2.260 millones de euros).

Fuente: Cinco Días