Banco Sabadell ha mantenido resultados en los nueve primeros meses del año, que ha cerrado con 646,9 millones de euros en beneficios, cifra que está algo por encima de las previsiones de los expertos (212 millones en el trimestre frente a los 221 reportados). En términos trimestrales el beneficio ha bajado por la caída del margen de intereses y las menores comisiones, que el banco atribuye a efectos estacionales.

Además, tal y como ha comunicado a la CNMV, Sabadell abonará un dividendo de 0,02 euros brutos el día 29 de diciembre. La cantidad es idéntica al dividendo pagado a finales de 2016. La entidad ha reiterado, además, sus objetivos de resultados, que consisten en obtener un beneficio neto de 800 millones en el conjunto de 2017.

El negocio típico de los bancos, el de prestar y pedir prestado dinero, sigue muy condicionado por los bajos tipos de interés. El margen de intereses del Banco Sabadell ha caído un 0,5% en los nueve primeros meses del año, y un 3,4% en el trimestre (sobre el mismo periodo de 2016). La caída ha estado agudizada por el retroceso de la libra frente al euro, que impacta sobre el resultado (medido en euros) de TSB. El margen bruto, que incluye comisiones, sube el 9,3% por una caída del 1,6% en las comisiones cobradas.

El crédito del grupo ha crecido: un 0,1% en el trimestre y un 2,7% en lo que va de año, gracias sobre todo a la aportación de TSB en Reino Unido, que habría sido superior de no ser por la libra. Para Sabadell, el crédito cae en el trimestre y sube el 0,9% en el año. Los depósitos, por su parte, suben con mucha fuerza en el año (17,6%, un 23,3% para Sabadell por sí solo) y menos en términos trimestrales.

La entidad, mientras, ha seguido tirando de las operaciones en los mercados para engordar las cuentas: gana un 2,9% más hasta los 587,6 millones de euros. Las provisiones y saneamientos para limpieza de activos se disparan un 76,7% sobre el año pasado, hasta casi los 2.000 millones de euros. El banco indica que las plusvalías extraordinarias obtenidas estos nueve meses se destinan de forma íntegra a saneamientos. 55 millones más de estas plusvalías saldrán de la venta de parte de su división hotelera a Blackstone.

Gracias a eso las coberturas de activos problemáticos crecen hasta el 51,5% (excluyendo cláusulas suelo). La morosidad se ha reducido hasta el 5,4% (6,9% si se excluye TSB) y la reducción de activos problemáticos ha sido de 1.700 millones, hasta los 16.949.

En términos de solvencia, el banco tiene un ratio CET1 fully loaded del 12,7%, y prevé llegar al 13% cuando se cierren las ventas de la división hotelera.

Fuente: Cinco Días