Ryanair ha cancelado para el viernes 400 vuelos (82 de ellos, en España) por la huelga de 24 horas convocada por los pilotos de la aerolínea irlandesa en Alemania, Bélgica, Suecia e Irlanda, una movilización que afecta a unos 67.000 pasajeros. Se trata de la primera protesta conjunta que efectúan los pilotos en la historia de la compañía, a la que reclaman avances en las negociaciones que mantienen desde principios de este año sobre salarios y condiciones laborales.

Esta huelga de pilotos es la segunda que se produce en menos de un mes y sigue a las organizadas a final del pasado mes por los tripulantes de cabina (TCP), que llevaron a Ryanair a suspender más de 600 vuelos en dos días y a endurecer su posición ante las demandas de los sindicatos, con advertencias de despidos y de reducción de sus operaciones.

El parón de este viernes está secundado por la Asociación Sueca de Pilotos (SPF), los pilotos afiliados a la federación sindical belga (CNE), el sindicato alemán Vereinigung Cockpit (VC) y la Asociación de Pilotos Irlandeses de Aerolíneas (Ialpa), que ya ha organizado cuatro protestas similares en este país desde el 12 de julio. Ryanair ha confirmado esta semana que ha cancelado 104 vuelos desde y hacia Bélgica, 22 en Suecia y 20 en Irlanda, al tiempo que ya ha contactado con los casi 25.000 clientes afectados para devolverles el importe del billete o reubicarles en rutas alternativas.

El sindicato alemán VC decidió el miércoles unirse a la movilización de sus colegas irlandeses, suecos y belgas, una medida que la aerolínea considera “innecesaria” e “injusta” para los 42.000 pasajeros afectados por la suspensión de 250 vuelos desde y hacia Alemania. “Pedimos a VC que avisara con, al menos, siete días de antelación sobre cualquier plan de huelga para que podamos notificar a nuestros clientes sobre los vuelos cancelados y ofrecer rutas alternativas o devoluciones, pero, por contra, se ha negado a hacerlo y han convocado un parón innecesario con solo dos días de aviso”, declaró el director de mercadotécnica de Ryanair, Kenny Jacobs. En total, Ryanair ha eliminado 396 de los 2.400 vuelos programados ese día, el 16% de los que prevé operar en toda su red europea, compuesta por 87 bases en 37 países.

La compañía culpa de estos paros a “un diminuto grupo de pilotos” de la rival irlandesa Aer Lingus, parte del grupo hispano-británico IAG, “que trabaja ahora con otros sindicatos de pilotos en toda Europa” para organizar protestas, según ha asegurado Jacobs. Este insistió en que la compañía no cederá ante las demandas que pongan en riesgo su modelo de negocio, al tiempo que advirtió de que podría reducir su calendario de vuelos invernal y su flota de aviones, con la posible pérdida de cientos de empleos. En este sentido recordó que Ryanair presentó en julio un plan para reducir un 20 %, de 30 a 24 aviones, su flota en Irlanda a partir de octubre, con la posible supresión de más de 300 empleos, en respuesta al impacto de las movilizaciones.

Las dos huelgas de julio y agosto tendrán un coste económico para la aerolínea. Si la plataforma En Colectivo anunciaba el martes, junto al despacho de abogados Cremades, una demanda colectiva contra Ryanair, ayer fue la Organización de Consumidores y Usuarios (OCU) la que anunció la puesta en marcha de una acción judicial con la que reclamará indemnizaciones para los pasajeros afectados por las huelgas de este verano.

Fuente: Cinco Días