Redexis mantendrá sus inversiones pese a la aprobación de la circular de transporte de gas

Redexis, el segundo transportista español de gas, tras Enagás, mantendrá las inversiones previstas en su plan estratégico a pesar de la aprobación de la nueva retribución de los gasoductos de la red troncal de gasoductos por la CNMC y que publicó el BOE el lunes y supone un recorte del 10%. Según fuentes del mercado, el impacto de este recorte para Redexis “es nulo”. El tajo afecta en mayor medida a los transportistas que, como Enagás, tienen amortizada una buena parte de su red. En el caso de Redexis, que también tiene redes de distribución, sus infraestructuras son más nuevas, añaden las mismas fuentes.

El BOE publicó el lunes dos circulares normativas del sector: la que establece la metodología de retribución de las actividades reguladas de transporte y de regasificación de gas natural y la que establecen la metodología y condiciones de acceso y asignación en el sistema de gas natural. Aunque entran en vigor, se aplicarán desde el 1 de enero de 2021 hasta finales de 2026, años que coinciden con el próximo periodo regulatorio de los activos de gas natural.

La aprobación de la correspondiente a las redes de distribución de gas se ha pospuesto hasta principios del próximo año, tras la rectificación de la CNMC, que ha decidido sacar a audiencia pública una nueva propuesta con una nueva metodología. En el caso de este tipo de redes, el recorte promedio anual propuesto será del 10%. 

Respecto a la circular de transporte, la CNMC rebajo el recorte propuesto inicialmente (el pasado mes de julio), del 21,8% que pasa a ser del 10,5%, si se compara los 6.618 millones que las empresas habrían recibido en el periodo 2021-2026 de acuerdo con la metodología actual. El recorte será progresivo: de los 1.186 millones de 2020 se pasa a 1.126 millones en 2021; 1.058 millones en 2022; 1.012 millones en 2023; 963 millones en 2024; 909 millones en 2025, y los citados 852 millones en 2026. 

La suavización del recorte por parte de la CNMC se centró, fundamentalmente, en la remuneración de la operación y el mantenimiento y en la compensación por la desaparición del llamado RCS (retribución por continuidad de suministro). Un complemento que se fijó en 2014 y se actualiza cada año en función del volumen de gas que haya circulado por la red.

Fuente: Cinco Días