En plena batalla entre el sector del taxi y Uber y Cabify, MyTaxi reclamó este martes en Madrid que se flexibilice el servicio del taxi para adaptarlo a la nueva “movilidad urbana inteligente”. Sandra Sancho, directora de Marketing de la compañía, reclamó a la Administración una normativa que permita al taxista realizar un régimen de horarios menos rígido para trabajar en momentos de alta demanda.

Durante la presentación de un informe sobre la contribución de la industria del taxi al transporte interurbano en un entorno digital, Sancho pidió también una flexibilización en las tarifas. La directiva aconsejó utilizar el big data para estudiar dinámicas de tráfico que ayuden a hacer previsible y verosímil el establecimiento de tarifas cerradas en determinados trayectos, “y también poder bajar precios en momentos valle, cuando no hay tanta demanda. Todo ello ayudaría a dinamizar el sector y hacerlo más competitivo”. Y es que, según el estudio presentado, el precio se posiciona como la principal barrera a la hora de coger un taxi para el 85% de los encuestados.

MyTaxi, que acaba de nombrar nuevo director general para España a Pablo Sánchez, también animó a la introducción de nuevos servicios, como el taxi compartido. “Si se regula este tema se ayudará a que haya menos congestión en las ciudades y animará a la gente a usar un transporte que está al alcance de todo el mundo”.

Los directivos de la aplicación también pidieron incentivos públicos para que el taxi “juegue con las mismas cartas que sus competidores”, en clara alusión a Uber y Cabify. Sancho detalló dos medidas concretas que serían importantes para el sector “en la situación actual”: Permitir el leasing del taxi, “que ayudaría a que el taxista siempre tuviera un vehículo nuevo y en buenas condiciones”, y que este pueda comprar el modelo de coche que quieran, no solo los homologados por la Administración. “Eso permitiría que el sector tuviera coches más atractivos para el usuario, porque no hay que olvidar que aquí hablamos de experiencias, y eso es lo que lleva a un usuario a utilizar un taxi u otro medio de transporte”.

Sánchez y Sancho resaltaron igualmente que crece el número de taxistas conectados. Por ejemplo, la flota de Mytaxi ha subido un 58% en los dos últimos años, hasta 7.600 profesionales. Los directivos añadieron que la app aporta el 30% de los ingresos netos mensuales a su flota de taxistas y que ya tres de cada diez trayectos son contratados vía app.

Fuente: Cinco Días