MásMóvil ha rebotado este lunes un 6,45% en Bolsa hasta 17,82 euros, y ha encabezado las subidas en el Ibex 35, tras las fuertes caídas registradas en los últimos días, que llevaron a la teleco a dejarse más de un 20% de su valor en dos semanas. Esta vez, la compañía que dirige Meinrad Spenger ha contado con el respaldo de Bank of America Merrill Lynch, que ha publicado hoy un informe en el que otorga un precio objetivo a la acción de 25,20 euros, y reitera la recomendación de comprar.

En su informe, el analista David Wright cree que los mercados han sobrereaccionado en los últimos días, indicando que las estimaciones que se han hecho sobre posible pérdida de cuota de mercado no son razonables. De igual forma, indica que las presiones sobre los precios probablemente serán temporales.

“MásMóvil ha caído un 20% desde principios de agosto por las preocupaciones en torno a la caída de la acción de Telefónica, las nuevas promociones comerciales en el mercado español, la competencia en el mercado low cost y la expansión de Euskaltel”, señala el analista, que añade que MásMóvil mantiene precios competitivos. En su opinión, los principales accionistas de la compañía siguen defendiendo la estrategia de mantener precios más bajos, más allá de las promociones en torno al fútbol televisado.

El banco de inversión cree que MásMóvil tiene una marca ya establecida, e indica que ve “improbable” una agresiva expansión de Euskaltel. En su informe establece dos escenarios, de reducción del 25% o del 50% en las previsiones de captación de nuevos clientes en el tercer trimestre. No obstante, indica que la compañía tiene distintas vías de protección: bajos costes de captación de clientes, menores costes mayoristas, y bajo coste por retención de los usuarios.

En términos financieros, Bank of America Merrill Lynch cree que el ratio de apalancamiento estará por debajo de 2,5 veces el Ebitda y prevé el inicio del pago de dividendos en 2021, en este caso de un importe de 1,5 euros por acción.

En una entrevista con este periódico a principios de junio, Spenger explicó que en 2020, la compañía prevé generar una caja relevante y se podría analizar la opción del dividendo. En cualquier caso, dijo que esta retribución no es la prioridad de los accionistas en este momento, porque todos están de acuerdo en apoyar el crecimiento.

Fuente: Cinco Días