Marta Álvarez, presidenta de El Corte InglésMarta Álvarez, presidenta de El Corte Inglés

Los accionistas de El Corte Inglés tienen este domingo una cita histórica. Como cada último domingo de agosto el grupo de distribución celebra su junta general de accionistas, en la que, como es habitual, se aprobarán las cuentas del ejercicio cerrado el 28 de febrero o la gestión del consejo de administración. Y aunque la cita se presenta menos convulsa que el año pasado, cuando apenas unas horas antes de su inicio se confirmó la salida de Dimas Gimeno de la compañía, en ella se vivirá una situación insólita.

Por segundo año consecutivo los accionistas deberán confirmar el nombramiento de un nuevo presidente, reflejo de la inestabilidad que ha representado el cargo en los últimos años. En este caso a Marta Álvarez, que se convertirá en la primera mujer en ocupar el puesto, en el tercer presidente en poco más de un año, y en el sexto en sus casi 80 años de historia.

Álvarez, consejera del grupo desde 2014 e hija adoptiva del histórico presidente Isidoro Álvarez, fue nombrada en el puesto por el consejo de administración el pasado 10 de julio, aunque esta decisión debe -pasar por el escrutinio de los accionistas. Estos no pondrán problema, en tanto que la nueva presidenta cuenta con el apoyo del accionista mayoritario, la Fundación Ramón Areces con el 37%, y del segundo, Cartera de Valores IASA 22,18%), de la que tiene la mayoría accionarial con su hermana Cristina.

También la respaldarán el resto de principales accionistas, que ya dieron el sí en el consejo de administración que la nombró. Son los casos de Primefin, la sociedad del jeque Al Thani propietaria del 10,3% del grupo; Ceslar (9%) y Mancor (7%). La única duda es con qué grado de unanimidad contará. El año pasado, según informó el grupo, todos los puntos del orden del día fueron respaldados con al menos un 99% de los votos.

Renovaciones

Otro de los puntos principales de la junta de este domingo, que como es costumbre acogerá la Fundación Ramón Areces, será la renovación de Manuel Pizarro, quien cumple su mandato como consejero independiente. El expresidente de Endesa entró en el consejo de administración de la compañía en 2014, después de que la junta celebrada entonces aprobara su nombramiento, todavía con Isidoro Álvarez como presidente. Como marcan los estatutos del grupo, el mandato de sus consejeros es de cinco años, sin limitación de renovaciones.

Pizarro, que llegó a sonar como posible sustituto de Dimas Gimeno en la crisis abierta el año pasado, ha ejercido como presidente de la Comisión de Auditoría y Control del Grupo, de la que forman parte también Cristina Álvarez y Paloma García, además de Antonio Hernández-Gil y Juan Moral como secretario y vicesecretario. El de Pizarro es el único mandato en finalizar, a diferencia del año pasado, cuando Florencio Lasaga, consejero desde 1969, Carlos Martínez Echavarría y Paloma Peña lo agotaban. Todos lo renovaron.

Fuente: Cinco Días