Las matriculaciones de turismos y todoterrenos en España registraron un retroceso del 4,8% al cierre de 2019, con un volumen de 1,25 millones de unidades que motiva la primera caída del mercado español desde 2012, según datos de las asociaciones de fabricantes (Anfac), concesionarios (Faconauto) y vendedores (Ganvam).

En el último mes del año pasado, las entregas de coches en España alcanzaron un volumen de 105.853 unidades, un 6,6% de crecimiento en la comparativa con las 99.290 unidades del mismo mes del año previo, en la antesala de la entrada en vigor (1 de enero de 2020) de la nueva normativa europea de emisiones.

Por canales, las ventas a particulares bajaron un 11,6% en los doce meses, hasta 586.317 unidades, mientras que cayeron un 6,9% en diciembre, con 50.137 unidades, al tiempo que las empresas matricularon 433.657 automóviles en 2019, un 3,1% más, y 39.423 unidades el mes pasado, un 14,3% más. Las firmas de ‘rent a car’, por su parte, cerraron el ejercicio con 238.286 unidades matriculadas, un 0,2% más, y de 16.293 unidades en diciembre, un 48,7% más.

En cuanto a los combustibles, los modelos de gasolina se hicieron con el 60,1% de las matriculaciones de turismos y todoterrenos en España al cierre del año pasado, mientras que los coches diésel coparon el 27,9% y los de energías alternativas el 12% restante.

Fuente: Cinco Días