Renturnly, la startup creada por el español Eduardo Vilar que resuelve el problema del pago de las devoluciones en el comercio electrónico, ha cerrado una nueva ronda de financiación de 19 millones de dólares, liderada por Craft Ventures, el fondo de inversión cofundado por David Sacks del que también forma parte Max Levchin, cofundador de Paypal. En la ronda serie B también ha participado TheVentureCity, el fondo de inversión liderado por la española Laura González-Estéfani, con sede en San Francisco, Miami, Madrid y Sao Paulo. Este último ya participó en la ronda anterior, de ocho millones de dólares.

La startup, con sede en San Francisco (California), tiene casi todo su equipo de ingeniería, desarrollo y machine learning en Madrid. Su actividad consiste en ayudar a las tiendas online a agilizar sus procesos de devolución ofreciendo al consumidor una compensación inmediata, incluso antes de que devuelva al comercio el artículo no deseado. De este modo, asegura la compañía, lo que suele ser una experiencia negativa se convierte en una oportunidad de fidelización del cliente.“Returnly aumenta los ingresos de los vendedores a la vez que mejora la fidelización del consumidor”, destaca Jeff Fluhr, socio de Craft Ventures, que se une al consejo de Returnly.

Con los fondos captados, la compañía explica que planea seguir impulsando su crecimiento potenciando su tecnología, expandiendo su producto y ofreciendo mejores servicios a las tiendas. “David Sacks y Max Levchin han cambiado la industria del comercio para siempre con su trabajo revolucionario en PayPal. Atraer a estos inversores, los mismos que crearon empresas que han definido la industria como PayPal, affirm y StubHub, es una gran validación para la solución que hemos desarrollado para uno de los puntos más críticos del proceso de compra”, señala Vilar, CEO de Returnly.

Esta empresa permite a los compradores volver a adquirir un producto utilizando el precio de la compra anterior como saldo antes de devolver el artículo que compraron. “Esto permite hacer un nuevo pedido en tiempo real, eliminando el riesgo de la devolución”, subrayan desde Renturnly. Levchin asegura que lo que le ha atraído de esta startup «es que se centran en la experiencia post-pago, un aspecto importante del ciclo de compra».

Los inversores confían en Returnly apoyándose en datos de mercado. Solo en EE UU, las ventas online representan más de 600.000 millones de dólares anuales, según eMarketer. Sin embargo, las devoluciones representan entre el 24% y el 30% de las compras, casi tres veces más que en los comercios físicos porque muchas veces los consumidores reciben un producto que no es lo que esperaban. «Esto arroja un mercado potencial de mejora de hasta 180.000 millones de dólares para crear clientes fieles y satisfechos», dicen. 

Desde TheVentureCity destacan la capacidad de la solución de Returnly para solucionar un gran problema en mercados globales, puesto que su tecnología es fácilmente escalable. Para este fondo de capital riesgo, las devoluciones son el gran punto débil tanto para los vendedores como para los consumidores. «Solo en EE UU, Statista estima que el coste de las devoluciones será de más de 550.000 millones de dólares en 2020. Una cifra que no incluye el coste de volver a almacenarlo y las pérdidas de inventario», subrayan. TheVentureCity cree que los retailers tienen un aliado en esta startup, porque para ellos las devoluciones son un coste difícil de predecir que exige hacer operaciones de logística inversa. «Returnly ayuda a convertir estas pérdidas en un valor añadido y un generador de ingresos».

El fondo liderado por González-Estéfani también destaca otro factor que les ha llevado a confiar en esta joven startup: «Tienen repartido sus equipos entre Madrid, San Francisco y Chicago, y eso les permite tener el mejor talento a la vez que opera con más agilidad».

Fuente: Cinco Días