Firma del compromiso de la banca para cumplir los Acuerdos de París. En la foto, representantes de los bancos firmantes, la AEB, la CECA y el ICO.rn Firma del compromiso de la banca para cumplir los Acuerdos de París. En la foto, representantes de los bancos firmantes, la AEB, la CECA y el ICO.EP

Más de una veintena de entidades bancarias que representan a cerca del 95% del sector se han comprometido este lunes a reducir la huella de carbono en sus carteras de crédito a través de una metodología que se presentarán en el plazo de un año que me permitirá medir con criterios “homologados internacionalmente” en impacto climático de su actividad. Una herramienta indispensable con la que contribuir a que el aumento de la temperatura del planeta se quede por debajo de los dos grados a final de siglo y si es posible se quede en los 1,5 grados, tal y como recoge el Acuerdo de París.

“Hoy tenemos un acuerdo que engloba al 95% de los bancos presentes en el mercado español”, ha destacado el presidente de la Asociación Española de Banca (AEB), José María Roldán, durante la presentación del acuerdo en el Pabellón de España de la COP25 que acoge la capital hasta este viernes 13 de diciembre.

El acuerdo, al que se han sumando un total de 21 entidades, supone el compromiso de todas ellas de desarrollar las metodologías necesarias para estimar exactamente el impacto climático que puede tener en sus balances la actividad de sus clientes. En concreto, las entidades adheridas al plan son Banco Santander, BBVA, CaixaBank, Bankia, Banco Sabadell, Bankinter, Kutxabank, Unicaja Banco, Abanca, Ibercaja Banco, Liberbank, ING Bank, BNP Paribas, Banca March, BCC-Grupo Cajamar, Cecabank, Société Générale, Bankoa – Grupo Credit Agricole, Banco Mediolanum, Triodos Bank, Caja de Ahorros y Monte de Piedad de Ontinyent, y ColonyaCaixa D’Estalvis de Pollença.

“Vamos a medir nuestra huella de carbono en los próximos tres años, no solo las actividades que hacemos como compañías sino también las que llevan a cabo nuestros clientes, por lo que vamos a estar en posición de medir gran parte del impacto de las emisiones de gases de efecto invernadero de la economía española”, ha proseguido Roldán, tras destacar que se trata de “un compromiso muy claro de esfuerzos tangibles para hacer todo lo necesario para llegar a los objetivos del Acuerdo de París”.

En un encuentro posterior con los periodistas, la ministra de Economía en funciones, Nadia Calviño ha celabrado el acuerdo alcanzado. «Me parece muy positivo que los operadores del sector privado y en particular del sectro financiero sean conscientes de que tienen que jugar un papel importante en la canalización del ahorro y de los recursos financieros hacia la inversión sostenible«.

Calviño ha señalado que la transición ecológica va a requerir «un gran volumen de inversiones» y que, además del sector público, que invertirá especialmente en infraestrcuturas, hay que conseguir que los operadores financieros, bancos y entidades aseguradoras «integren dentro de sus políticas estas consideraciones medioambientales» para que contribuyan a financiar esta transformación «de forma inclusiva y sin que nadie quede atrás».

Metología lista el año que viene y planes de acción espefícos para 2022 como tarde

Las entidades se comprometen así a que, como máximo a finales de 2022, haber establecido objetivos específicos para que sus carteras estén alienadas con el tratado internacional. Todo ello siempre “en diálogo permanente con sus clientes para fomentar el cambio hacia tecnologías, modelos de negocio y sociedades bajas en carbono”. En un inicio, las entidades centrarán sus esfuerzos en los sectores, dentro de sus carteras, más intensivos en carbono y más vulnerables para el medio ambiente, claves para moverse hacia transición ecológica.

En el plazo de un año, ha detallado, las entidades se comprometen a trabajar juntas para desarrollar una metodologías “creíbles, transparentes, independientes y adaptadas a estándares internacionales” que usarán para llevar a cabo la medición de su impacto climático, así como para definir concretamente qué se entiende por inversiones verdes y qué no. Cada uno de los bancos deberá además informar anualmente de sus progresos individuales.

Roldán ha querido agradecer el impulso otorgado por la celebración de la COP25 en Madrid, “sin la cual no hubiéramos tenido el valor de sacar adelante este acuerdo”, tras asegurar que esta cita internacional ha permitido avanzar más en las últimas tres semanas, de lo que se hubiera logrado en un año. El responsable de la AEB ha asegurado que los bancos españoles están listos para avanzar en el proceso de descarbonización, pero que es el momento también de que la sociedad se mueva con ellos.

Por su parte, el presidente del Instituto de Crédito Oficial (ICO), José Carlos Garcia de Quevedo, también presente en el acto ha celebrado el compromiso logrado y ha insistido en la necesidad de que un banco público como el ICO colabore con el sector privado, tras destacar la voluntad de ambos agentes de compartir sus experiencias para avanzar en la lucha contra el cambio climático y en un modelo de crecimiento más sostenible.

“Nuestra intención es focalizarnos en los clientes, las compañías, los hogares, las pymes y los emprendedores para medir nuestra huella de carbono”. Unos avances que, ha dicho, redundarán no solo en España, sino también en el exterior, por ejemplo en Lationamérica, donde el ICO destina gran parte de su inversión.

El director general de la Confederación Española de Cajas de Ahorro (CECA), José Maria Méndez, ha resaltado el “momento histórico” que supone este acuerdo para los bancos españoles y ha apuntado a que “el enorme desafío” que supone la descarbonización necesitará de consensos sólidos entre reguladores, autoridades de supervisión y sector privado.

Fuente: Cinco Días