La firma Licampa 1617, la sociedad patrimonial del empresario valenciano Juan Roig creada para promover la construcción del nuevo pabellón Arena en València, ha decidido ampliar la capacidad máxima de este estadio hasta un máximo de 15.600 espectadores en modo baloncesto y de 18.600 en modo concierto.

La inversión prevista para esta iniciativa, que se financiará totalmente con el patrimonio personal de Juan Roig, será de más de 220 millones de euros, ha subrayado la sociedad, que ha precisado que esta cantidad se destinará a la construcción del recinto cubierto, del parking y del resto de infraestructuras complementarias para dinamizar el barrio como un parque público con zonas verdes o la construcción de una nueva infraestructura para el colegio público Les Arts.

Así lo ha indicado la sociedad, en un comunicado, tras la reunión que el pasado miércoles mantuvieron algunos de sus responsables con el alcalde de València, Joan Ribó, y miembros de su equipo de gobierno para explicarles las novedades del proyecto Valencia Arena tras haberse aprobado inicialmente en el pleno municipal de septiembre la modificación puntual del Plan General de Ordenación Urbana que permite avanzar en el proyecto de construcción de este pabellón.

Esta modificación en el PGOU era necesaria dado que el suelo de la parcela en la que se ha proyectado esta nueva infraestructura tenía inicialmente uso dotacional y era necesario cambiarlo y trasladarlo a otra ubicación.

El terreno en el que se construirá el Valencia Arena tiene una superficie de 21.500 metros cuadrados y está situado en las calles Angel de Villena, Bomber Ramón Duart y Antonio Ferrandis del barrio de Quatre Carreres de la capital valenciana, junto a L’Alqueria del Basket y el Pabellón Fuente de San Luis.

El proyecto es una «iniciativa personal y altruista de Juan Roig» que fue presentada en julio del año pasado, ha recordado Licampa 1967 S.L.. Así, ha indicado que «desde entonces, ha ido evolucionando con el único objetivo de dotar a València de un recinto multiusos con los requisitos para posicionar a la ciudad y a la Comunitat Valenciana como referente mundial para albergar actos deportivos, culturales y de entretenimiento de primer nivel nacional e internacional».

La sociedad ha apuntado que entre «las principales novedades» del Arena «destaca la ampliación de aforo, ya que con la actualización del proyecto podrá acoger un máximo de 15.600 espectadores en modo basket y de 18.600 en modo concierto». En conjunto, este espacio ocuparía una superficie total construida de aproximadamente 47.000 metros cuadrados.

Además, la nueva infraestructura contará con un aparcamiento subterráneo y parte en altura con aproximadamente 1.300 plazas. A esto se suma una sala multiusos anexa para múltiples disponibilidades de 1.200 metros cuadrados, zonas de restauración, oferta de localidades, terrazas y zonas VIP, ha agregado Licampa 1967 S.L.

Igualmente, ha resaltado que la instalación estará dotada «con la tecnología más avanzada y los últimos medios técnicos para la retransmisión y seguimiento de todo tipo de espectáculos».

La propuesta se enmarca dentro del proyecto Legado de Juan Roig y pretende, como el resto de iniciativas que lo componen –Marina de Empresas, Fundación Trinidad Alfonso, Valencia Basket y L’Alqueria del Basket– «compartir con la ciudad parte de lo mucho que de ella recibe», ha afirmado Licampa 1967 S.L..

La financiación del pabellón, con el patrimonio personal de Juan Roig, se hará a través de la patrimonial Licampa 1617 S.L.. Tras la construcción del pabellón, la entidad encargará la gestión «a un operador especialista que se responsabilizará de la explotación del mismo», ha precisado.

La sociedad ha añadido que si todos los trámites se desarrollan según lo previsto, el Arena podría comenzar sus obras en el verano de 2020 e inaugurarse en 2023. A partir de entonces, el recinto podrá acoger acontecimientos deportivos, artísticos y culturales de gran capacidad. De forma anexa al mismo se construirá la nueva sede del Valencia Basket Club.

La entidad ha resaltado que «a estos beneficios para la ciudad se ha de sumar, según el último informe disponible realizado por el Instituto Valenciano de Investigaciones Económicas (Ivie), un impacto económico en términos de producción de renta y empleo para València estimado en una cifra aproximada de al menos 300 puestos de trabajo (directos e indirectos) y una repercusión económica superior a los 10 millones de euros anuales».

Fuente: Cinco Días