El músculo empresarial de ITP Aero, filial al 100 % de Rolls-Royce, sigue creciendo. La plantilla del fabricante de componentes aeronáuticos superó en 2019 los 4.000 trabajadores, un 4 % más por la apertura de un centro en Derio (Bizkaia) y por la ampliación de las instalaciones de Querétaro (México). Pocas industrias llegan a este nivel de empleo.

Ese crecimiento está apoyado en un aumento del 37 % de los beneficios netos del ejercicio anterior, cuando ganó 95 millones. La subida en ventas fue del 11 %, al contabilizar 983 millones.

ITP Aero está presente en más de veinticinco programas aeronáuticos, lo que le permite eludir los problemas técnicos para su producción en serie de algunas aeronaves de Airbus y Boeing, según ha destacado Carlos Alzola, consejero director general de la empresa con sede en Zamudio (Bizkaia).

La participada de Rolls-Royce es líder mundial en el ámbito de turbinas de baja presión. Además de colaborar en la equipación de los motores de sus accionistas, también trabaja para otras multinacionales del sector, como Pratt & Whitney.

La compañía vizcaína consigue el 75 % de sus ventas en la aviación comercial y otro 14 % en el ámbito de Defensa. La división de servicios y mantenimiento suma el 11 % restante. Participa en los motores aeronáuticos de nueva generación de Rolls-Royce, conocidos como Ultrafan, y que reducen un 25 % en el consumo de combustible. También consiguen menos emisiones e impacto sonoro en los vuelos.

ITP Aero participa en el programa FCAS del nuevo avión de combate europeo, una iniciativa impulsada por Alemania y Grecia. Es un proyecto a largo plazo. El primer vuelo de esta aeronave está previsto para 2040.

Para 2020, Alzola prevé mantener el nivel de ventas de 2019 y un ligero incremento del beneficio. Son estimaciones que no incluyen el impacto del coronavirus en la economía mundial, que está reduciendo drásticamente los vuelos de pasajeros en todo el mundo.

Los proyectos de Rolls-Royce suponen la mitad de la cifra de negocio de su filial. La nueva fábrica de componentes externals de Derio fue edificada en tan solo 10 meses. Cuenta con 140 trabajadores.

Fuente: Cinco Días