Freixenet da marcha atrás y no saldrá de Cataluña. El consejo de la compañía se ha reunido este martes para valorar una posible salida de la Comunidad debido a la deriva independentista. Finalmente, el órgano de Gobierno de la bodega ha decidido rechazar esa medida, que se daba por hecha después de que su presidente, José Luis Bonet, se hubiese mostrado abierto a ello.

De este modo, Freixenet mantendrá su sede en Sant Sadurní d’Anoia. La compañía hace este anuncio apenas cuatro días después de que el Senado activase el artículo 155 y el Gobierno anunciara la convocatoria de elecciones autonómicas para el día 21 de diciembre.

Bonet aseguró en las últimas semanas que comprendía la salida de empresas de Cataluña por una búsqueda de seguridad jurídica. El directivo, también presidente de la Cámara de España, había describido la situación como «catastrófica» y marcó la fecha de este martes como el día en el que la centenaria bodega dejaría Cataluña

De hecho, su rival Codorníu sí optó por salir de la Comunidad y desplazó su sede a Haro, en La Rioja. Allí el grupo propietario de la marca tiene la empresa Bodegas Riojanas.

Hasta el lunes eran 1.883 empresas las que desde el pasado 1 de octubre, fecha en la que se celebró el referéndum suspendido por el Tribunal Constitucional, habían trasladado su sede fuera de Cataluña. El 30 de octubre fueron 62 empresas las que se desplazaron, según informó el Colegio de Registradores.

Fuente: Cinco Días