El fallido matrimonio entre Renault y Fiat Chrysler (FCA)sigue teniendo mucho sentido, pero se vuelve menos real cada día que pasa. Fiat retiró su oferta de fusión en junio, después de que Francia dijera que quería que Renault, de la que tiene un 15%, resolviera primero su alianza con Nissan. Esto deja en suspenso 5.000 millones en ahorros de costes potenciales, lo que supone un valor actual de 33.000 millones para los inversores, casi tanto como el valor de mercado combinado de las dos.

El reloj corre. Muchos de los ahorros implicaban la adopción por parte de Fiat de tecnologías y diseños básicos de coches, conocidos como “plataformas”, que Renault ya había desarrollado. Véanse, por ejemplo, los vehículos de bajas emisiones. FCA, con una fuerte dependencia de Jeeps y los camiones Dodge, está escatimando en esta área. En 2018 y 2019, su capex total será de 13.700 millones, es decir, el 6% de los ingresos. Si hubiera invertido a la ratio del 8% de Renault, su gasto habría sido casi un tercio superior, 18.000 millones.

¿Por qué es un problema? Imagine mos que Renault pasa otros seis meses cortejando a un socio poco entusiasta y accionista del 15%, Nissan, cuyos dos consejeros planeaban abstenerse en la votación del consejo de Renault sobre la fusión. Eso lleva a marzo de 2020.

Una larga revisión antimonopolio probablemente pospondría la conclusión del acuerdo hasta bien entrado 2021, el año en el que se aplican las nuevas normas europeas sobre emisiones. Esa línea de tiempo no es buena para Fiat, cuya relativamente sucia flota está más lejos que la de otros grandes fabricantes europeos de alcanzar su objetivo para 2021, según Goldman Sachs.

FCA tiene otras opciones, como invertir con su enorme pila de efectivo, que debería alcanzar los 4.500 millones a finales de año. También podría asociarse con Volkswagen, que está construyendo la plataforma de vehículos eléctricos más grande del mundo, o incluso con Peugeot.

Fiat probablemente se embarque en uno de estos planes B si Renault no ha vuelto a la mesa de negociación para 2020, según tres fuentes cercanas. Así que la oferta caducará pronto.

Los autores son columnistas de Reuters Breakingviews. Las opiniones son suyas. La traducción, de Carlos Gómez Abajo, es responsabilidad de CincoDías

Fuente: Cinco Días