Famaztella, la empresa fundada por el expresidente del Gobierno José María Aznar y la exalcaldesa de Madrid Ana Botella para facturar por sus libros y otros derechos de la propiedad intelectual, ha vuelto a beneficios. Lo ha hecho, sin embargo, sin facturar nada, gracias a los ingresos financieros derivados de su cuantioso patrimonio.

Según las cuentas anuales depositadas por la sociedad en el registro mercantil de Madrid, Famaztella logró un beneficio de 100.031,93 euros en 2018, frente a las pérdidas de 165.966,45 euros de 2017. En ambos ejercicios, su cifra de negocio fue cero, es decir, la sociedad del matrimonio no facturó nada. En realidad, lleva en esta situación desde 2015.

La diferencia de resultado entre el pasado año y el anterior se debe a los resultados financieros, que las cuentas apenas detallan. Famaztella tiene inversiones en dólares y la depreciación del dólar frente al euro en 2017 fue la causa de que la empresa sufriera unas diferencias negativas de cambio por importe de 179.000 euros.

En 2018, sin embargo, el dólar se revalorizó frente al euro, así que Famaztella se apuntó diferencias de cambio positivas por 54.379 euros. A eso se unieron otros ingresos financieros por 82.666 euros. La empresa no lo detalla, pero aparentemente esa cifra responde a dividendo, pues la mayoría de las inversiones están en instrumentos de patrimonio, básicamente acciones.

Famaztella tenía a cierre de 2018 un patrimonio neto de 2,84 millones de euros. De esa cifra, 2,56 millones estaban invertidos en instrumentos de patrimonio en moneda extranjera, incluyendo 352.112 acciones de Spider Cloud Wireless, por un valor de compra de 250.000 dólares, que se encuentran depositadas en la entidad Mobile Opportunity Investors, con domicilio en Los Ángeles (California, Estados Unidos).

La sociedad no retribuye a sus administradores ni paga dividendos. Cerró 2018 con un beneficio antes de impuestos de 129.000,96 euros y destinó 28.969,13 euros al impuesto sobre sociedades.

Fuente: Cinco Días