Endesa ha obtenido en el primer semestre de este año un beneficio neto de 776 millones de euros, lo que supone un incremento del 3%. Según ha informado la energética a la CNMV, la evolución positiva de sus cuentas se debe a la buena marcha del negocio liberalizado y a la estabilidad del regulado, pese a que en los primeros seis meses del año se ha producido una significativa caída de la demanda de energía eléctrica por las altas temperaturas, el incremento de los precios de los derechos de CO2 y una menor generación hidráulica. Todo ello se ha traducido en una subida de los precios del mercado mayorista hasta los 51,8 euros/MWh de media.

El ebitda de Endesa creció en el primer semestre en un 5%, hasta sumar 1.894 millones de euros. Concretamente, el del negocio liberalizado se incrementó un 21%, hasta 745 millones. El margen bruto de este negocio aumentó en 104 millones, un 8,5% más, especialmente, el de la filial de renovables, Enel Green Power España (EGPE), que ascendió a 150 millones gracias a la consolidación de las instalaciones adquiridas a Gestinver.En el caso del gas, el margen bruto se elevó un 35%, hasta alcanzar los 89 millones.

Por contra, el ebitda del negocio regulado (que representa el 60% del total del grupo) descendió un 3%, hasta situarse en 1.149 millones de euros por el menor margen de los territorios extrapeninsulares, aunque el de distribución subió un 1% en el conjunto del territorio. 

El consejero delegado de Endesa, José Bogas, presentará esta mañana ante los analistas los resultados, un encuentro en el que valorará los recortes de la retribución a las redes de gas yelectricidad propuestos por la CNMC y que se encuentra en periodo de consulta pública.

Endesa destaca «el gran esfuerzo» de contención de costes: la evolución de los gastos fijos de explotación se ha reducido un 4% en términos ajustados, en un periodo caracterizado por un fuerte incremento de las inversiones en energías renovables. En este sentido, las inversiones brutas se situaron en 956 millones de euros, con un crecimiento del 72,6%. La eléctrica española, controlada por Enel, está desarrollando 879 MW de proyectos renovables que se adjudicó en las subastas de 2017, que se espera entren en funcionamiento a finales de este año. la cartera de proyectos puede llegar a los 9.000 MW.

La deuda financiera neta de la compañía ha aumentado en 1.025 millones respecto al 31 de diciembre, debido a varios factores: un incremento de los costes financieros por «la actualización financiera de las provisiones para la optimización de la plantilla» y el desmantelamiento de instalaciones, así como por el impacto de la aplicación de las NIIF 9 y 16. también por las inversiones en nuevos parques de renovables y el pago del dividendo a cuenta con acrgo a los resultados de 2018, por 741 millones de euros. El ratio de deuda neta sobre ebita es de 1,8 veces, «lo que da un amplio margen a la compañía para afrontar las futuras inversiones en renovables y la digitalización».

En el primer semestre, la producción eléctrica peninsular de Endesa cayó un 14,1% debido al descenso de la producción hidroeléctrica y la de carbón en un 47% y un 48%, respectivamente. La energética mantiene unas cuotas de mercado del 20% en generación peninsular, del 43,5% en distribución y del 32,5% en ventas de luz a clientes en el mercado libre. En este segmento, la compañía cuenta con una cartera de 5,811 millones de clientes, con un aumento del 1,5%. En ventas de gas en el mercado liberalizado, su cuota es del 16,1%.

La junta general del pasado 12 de abril acordó el reparto de un dividendo bruto de 1,427 euros por acción, lo que supone un total de 1.511 millones.

Fuente: Cinco Días