El operador alemán DE-CIX, que en 2016 abrió un punto de intercambio de internet en Madrid para convertir la ciudad en la capital de las conexiones del sur de Europa, lanza hoy su servicio GlobePEER Remote en la capital española. A partir de ahora, los clientes de DE-CIX Madrid podrán utilizar el acceso existente en la capital española para hacer peering de forma remota en otras localizaciones donde opera la compañía. Por el momento, las plataformas del operador en Fráncfort, Múnich, Düsseldorf, Nueva York, Marsella, Palermo y Estambul están conectadas. Y, ahora, Madrid se incorpora a este listado.

El servicio abre la puerta “al mayor ecosistema de interconexión del planeta” con más de 1.700 redes conectadas procedentes de más de 100 países, explica la compañía, que el pasado junio cerró una alianza con Telxius, filial de infraestructura de Telefónica para sumar recursos y mejorar los servicios que ofrecen a sus clientes.

El lanzamiento se produce en pleno auge de la economía digital, con el fin de reforzar el ecosistema global de interconexión. “Incorporar este servicio en un paso importante para nuestro punto de intercambio en Madrid. Nuestro objetivo desde que abrimos DE-CIX Madrid ha sido facilitar la digitalización de la Península Ibérica para apoyar la industria local y su crecimiento. Ahora hemos establecido una interconexión fluida entre Madrid y Fráncfort para ofrecer acceso al mayor ecosistema de interconexión del mundo. Además, nuestros clientes también podrán conectarse a nuestra sede en Marsella, uno de los hubs globales del negocio de la nube, y una puerta de entrada a Oriente Medio y Asia”, señala Theresa Bobis, directora para el sur de Europa de la compañía.

DE-CIX opera puntos de intercambio de internet en 18 regiones metropolitanas en todo el mundo. Su punto de intercambio en Fráncfort es el mayor a nivel mundial, según explica, con picos de tráfico de datos de más de 6,8 terabits por segundo. El de Madrid es el de crecimiento más rápido en cuanto a número de clientes, con más de 150 redes conectadas. Durante el último año ha duplicado su pico de tráfico superando los 340 gigabits por segundo. 

Fuente: Cinco Días