El multimillonario Lawrence Stroll, copropietario de la escudería de Fórmula 1 Racing Point, se sitúa como el principal potencial inversor en Aston Martin, después de que la china Geely haya perdido el interés por entrar en su capital social.

De acuerdo con Bloomberg, que cita fuentes anónimas, el grupo chino ya no estaría interesado en hacer con una parte de Aston Martin tras una serie de conversaciones preliminares. En un principio, el grupo automovilístico chino consideró que existían “potenciales” sinergias en tecnologías y plataformas de vehículos entre Aston Martin y su propia marca Lotus.

Ahora cobra fuerza la posibilidad de que Stroll entre en el accionario de la firma británica. La inversión se situaría en torno a los 200 millones de libras (180 millones de euros), por lo que cerca del 20% de la compañía pasaría a estar bajo su control. 

Aston Martin ha contactado con varios inversores para realizar un aumento de capital ante la necesidad de financiación y podría decidir su plan de acción a finales de este mes, según la agencia de noticias.

A mediados del año pasado, Aston Martin revisó a la baja su previsión de matriculaciones mundiales y de resultados para 2019 debido a la incertidumbre macroeconómica y al deterioro del mercado. Desde su debut en Bolsa en octubre de 2018, el precio de las acciones de la empresa se ha desplomado casi un 75%.

Fuente: Cinco Días