El empresario e inversor norteamericano Robert Monks, una de las grandes fortunas americanas, respaldará, junto a su hijo Max, el despliegue de la startup española Loozend en EE UU, tras tomar a principios de año una pequeña participación en la joven empresa, que ha patentado una tecnología que ofrece un enfoque disruptivo en la protección de los datos de un ordenador.

Este miembro de los Carnegie, una de las dinastías empresariales más relevantes de EE UU, se ha reunido hace poco en España con el resto de inversores privados de Loozend para confirmarles su intención de seguir apoyando la compañía para facilitar su lanzamiento en el mercado norteamericano.

Hasta la fecha, Loozend, fundada por José Manuel Arnaiz, miembro del equipo fundador de Jazztel y exdirector del sur de Europa en AT&T, ha realizado inversiones cifradas en torno al millón de euros y su objetivo es consolidar su presencia en España para dirigirse después a EE UU, para lo que prevé invertir otros cinco millones en dos años.

“En el mundo, hay 1.500 millones de equipos basados en Windows que necesitan proteger sus datos y Loozend dispone de una tecnología única que lo hace posible de manera sencilla y a un precio asequible. Cualidades que van a asegurar su éxito en EE UU”, dice Monks, quien ha fundado, dirigido y desarrollado múltiples empresas en el sector financiero, bienes raíces, medios y tecnología.

Loozend, que hace viejo el concepto de backup, está basada en la nube y funciona como una especie de máquina del tiempo, al permitir recuperar o acceder a un documento concreto o a toda la información contenida en un disco duro en un determinado momento. La solución custodia todo: copias del sistema operativo, programas, todas las versiones de cada documento, archivos temporales, correos electrónicos, documentos incluso borrados, papelera… por 85 euros por ordenador al año.

Según Arnáiz, el despliegue de la firma en EE UU será más fácil con el apoyo de Monks, quien fue presidente de Spinnaker Trust, donde gestionó más de 1.000 millones de dólares en activos. «Más allá del respaldo financiero, nos aportará un gran conocimiento del mercado, algo que resultará vital para poder lograr un éxito temprano que asegure el desarrollo de nuestra actividad allí”, dice. Monks también fue presidente de Institutional Shareholder Services, proveedor de gobierno corporativo y servicios proxy, y fundador y director de Atlantic Bank.

Loozend ha iniciado recientemente su actividad comercial, tras cuatro años de I+D+i dedicados al desarrollo de la tecnología, que permite recuperar o acceder a cualquier documento o a toda la información contenida en el disco duro de un ordenador-servidor en cualquier instante del pasado (hora, día, año, e incluso segundo). Arnáiz y el otro impulsor de la startup, el informático Alexis Miguel Altmann, defienden que el backup es ineficaz y anticuado. «Responsabiliza al usuario, obligándole a seleccionar directorios y ficheros y funciona a intervalos de tiempo, limitando, además el espacio que ocupan. La recuperación no es inmediata y es complicada», explican. 

Además, añaden que las soluciones tradicionales exigen «ser disciplinado» y algunas, «como los dropbox y GDrive, diseminan los virus/ransomware y borran versiones periódicamente.» Contra esto, subrayan, «Loozend guarda todo, no borra nada y no tiene límite de espacio». 

Fuente: Cinco Días