La multinacional Aon ha tenido un 2019 muy activo. Adquirió en noviembre la startup CoverWallet, especializada en seguros online para pymes. Antes, en primavera, había anunciado su interés de hacerse con la firma irlandesa Willis Towers Watson, aún en conversaciones. Pero su última actuación ha sido ayudar al gigante petrolero Aramco a minimizar el potencial riesgo de su salida Bolsa a principios de diciembre.

El CEO de la compañía para Iberia y Medio Oriente, Eduardo Dávila (A Coruña, 1973), repasa estos hitos y prevé, pese a la desaceleración económica mundial y la incertidumbre política española, una facturación de 15.000 millones de dólares (13.400 millones de euros) al cierre del año y una tasa de crecimiento de dos dígitos para 2020. Además, habla de las expectativas de la X edición del Spain Investors Day, evento que patrocina cada año la compañía y que se celebrará en Madrid los próximos 14 y 15 de enero.

La compañía adquirió hace poco la startup CoverWallet, ¿cuál es el objetivo de esta compra?
CoverWallet ha sido reconocida como la mejor startup del mundo en distribución de seguros online para pymes. Ha sido una compra de Aon mundial, aunque he participado mucho en el proceso por mi relación con el cofundador Iñaki Berenguer, que es español. Además, su centro de innovación tecnológica está en Madrid, con casi 100 empleados, 70 de ellos ingenieros, focalizados en machine learning, inteligencia artificial y analítica predictiva. Seré miembro del board mundial de CoverWallet, con lo cual estaremos en una posición privilegiada para hacer grandes cosas. La visión es cómo liderar una transformación de esta industria a través de la tecnología.

«Lo deseable es un Gobierno estable,
un acuerdo entre los dos grandes partidos que dé certidumbre a los inversores»

¿Solo en las pymes?
Empieza por las pymes, pero hemos incorporado una serie de talentos y capacidades que nos ayudarán a poner más foco en el cliente. Por ejemplo, en salud. Estoy seguro de que si nos sentamos a analizar cómo podemos mejorar la experiencia del cliente a través de la tecnología, habrá soluciones innovadoras y disruptivas en el área.

¿Tiene pensado ya algún proyecto concreto en salud?
Salud, en general. Es un mundo amplio donde pasan muchas cosas entre el paciente, las citas, los hospitales, las aseguradoras, y hay muchas ineficiencias, seguimos con el papelito, el volante.

¿Qué ha pasado con la adquisición de Willis Towers Watson?
Se anunció un día y, aparentemente, murió ese mismo día porque Willis Towers Watson es una compañía que cotiza en la Bolsa irlandesa y, una vez que hay una información o rumor de compra, hay que confirmarlo. Y la confirmación de que había unas conversaciones muy incipientes afectó gravemente ese día al precio en Bolsa de ambas compañías, con lo cual, por cómo se quería diseñar la operación, era inviable en términos económicos. A partir de ahí se abre un periodo de un año, que acaba en marzo, para seguir con las conversaciones y definir si la operación sigue o no adelante.

¿Pero Aon sigue interesada en esta empresa?
Cualquier operación que aporte talento, dimensión y mayor capacidad de soluciones para los clientes interesa. En esta potencial adquisición Aon ofrecía 24.000 millones de dólares (21.500 millones de euros). Esto refleja que la plataforma en la que estamos es potente y con capacidad de liderar operaciones de esta envergadura. Desde entonces ha habido diversas adquisiciones a escala mundial y local; seguimos invirtiendo fuerte. Es una posibilidad que sigue abierta, pero no exclusiva, seguimos nuestro camino.

¿Influyó el Brexit en la suspensión de esta operación?
No.

Parece que se materializará finalmente el divorcio del Reino Unido en enero, ¿qué impacto tendrá?
Es una buena noticia, primero, que haya una certidumbre de que va a pasar y que hay una fecha, el 31 de enero. Y segundo, abre unas oportunidades importantes, pero tengo unas dudas muy grandes de si la estamos sabiendo aprovechar, como he dicho repetidamente, para convertir Madrid en un centro de excelencia y de atracción del talento, en una ciudad todavía más relevante dentro de Europa. Por otro lado, no puedo aventurar qué pasará, nadie lo sabe. A partir del 31 de enero empezaremos a ver cómo funcionan las fronteras, las mercancías, cómo fluye un sector tan importante como el turismo, lo veremos sobre la marcha.

¿Cómo afronta la compañía el cambio climático?
Es uno de los principales riesgos emergentes que afecta a la volatilidad de los resultados de nuestros clientes, especialmente al sector hotelero, de construcción y energético. Estamos invirtiendo muchísimo en tecnología de análisis predictivo para anticiparnos y minimizar su impacto

¿Preocupa una potencial formación de Gobierno con Podemos?
Curiosamente, ha habido periodos, incluso en la época del PP, que cuando mejor ha ido el país es cuando no ha habido Gobierno. Lo deseable sería un Ejecutivo estable, que no generara incertidumbre, donde haya un marco legal, jurídico, económico y un campo de juego donde los inversores tengan claro qué va a pasar con su dinero. Pero el resultado de las elecciones ha vuelto a dificultar mucho ese marco, que tendría que ser sobre la base de acuerdos entre los grandes partidos. Unas mayorías más estables, más sostenibles, colocarían a España en un campo de juego más atractivo para que las inversiones fuesen más ciertas.

¿Pero cómo afecta esa incertidumbre política a la inversión?
España es mucho más fuerte de lo que se puede pensar. Fuera, es percibido como un país fuerte, con un talento muy potente. Muchos españoles están liderando grandes multinacionales desde Madrid, que ha vuelto a ser un foco importante, también desde Londres; grandes bancos globales de inversión tienen a sus primeros ejecutivos en España, grandes constructoras lideran las mayores infraestructuras mundiales; es muy robusto. Espero que no se arriesgue, por cualquier decisión de corto plazo, la Constitución, la unidad de España, el respeto y el sentimiento de Estado; podría arrojar resultados muy perjudiciales. Es muy peligroso liderar o gobernar con las luces cortas.

¿Cuáles son las expectativas del Spain Investors Day?
Es una edición ilusionante, diez años consolidan mucho el proyecto, que ya es un foro de reflexión, un think tank. Estoy seguro de que va a tener una vez más una gran repercusión y que el entusiasmo de clientes, inversores y empresas será grande. Es verdad que rodeado de una incertidumbre política mayor, de la que creo que tenemos que abstraernos.

Fuente: Cinco Días