El grupo almeriense Cosentino, especializado en la producción de materiales para arquitectura y diseño, eleva su apuesta por el Silestone, el material de cuarzo que más vende. En el plan estratégico de la compañía presentado ayer, el Silestone acaparará una inversión de 133 millones de euros para el trienio entre 2019 y 2021, lo que supone prácticamente triplicar los 56,5 millones que se dedicaron en los tres ejercicios anteriores. De esa cantidad, casi 100 millones se han comprometido este año.

De los 134 millones previstos hasta 2021 para Silestone, 82,4 millones irán a abrir hasta tres nuevas líneas de producción y a la mejora de las ya existentes, otros 36 millones se destinarán a actividades ligadas al medio ambiente y 15 millones se dedicarán a tareas de I+D para la creación de nuevas aplicaciones para el Silestone, como los materiales antibacterias o específicos para el baño.

Cerró 2018 con 984 millones en ventas, superando a Porcelanosa

“Aunque en los últimos años la irrupción en el mercado mundial de Dekton [la otra gran marca de Cosentino] ha sido espectacular, Silestone sigue siendo nuestro buque insignia. Durante todos estos años, ha sido una plataforma de innovación y evolución continua, haciendo progresar a todo el sector. Nuestro compromiso con la marca es aún más firme para los próximos años y, basándonos como hemos hecho siempre en la innovación, las mejoras productivas y las medidas en seguridad más eficientes, destinaremos gran parte de nuestras inversiones a revolucionar una vez más toda una categoría de producto, y liderar la industria desde la responsabilidad y con visión de futuro”, recalcó Francisco Martínez-Cosentino, presidente de Cosentino.

El 90% de la cifra de negocio se genera en mercados exteriores

La compañía cerró 2018 con una facturación de 984 millones de euros, un 9% más que en el ejercicio anterior (superando a otro gigante de los materiales de construcción como Porcelanosa), y un beneficio neto de 50,5 millones de euros. Cuenta con 4.314 empleados, de los que 2.266 trabajan en filiales en el extranjero, de 75 nacionalidades diferentes, y distribuye sus productos en 116 países diferentes.

En la actualidad, la multinacional cuenta con implantación en 40 países, y posee filiales o activos propios comerciales en 30 de ellos. Tiene ocho fábricas de producción (7 en España y 1 en Brasil), un centro logístico en España y más del 90% de la facturación de Grupo Cosentino se genera en los mercados internacionales.

Fuente: Cinco Días