BBVA empeora ya en la actualidad en tres décimas su previsión de crecimiento del PIB para 2018, lo que supone algo más de 3.000 millones, por la tensión con Cataluña. El consejero delegado de la entidad, Carlos Torres, aseguró que de seguir las tensiones en Cataluña el crecimiento de la economía podría situarse por debajo del 2,5% en 2018.   

A mediados de julio, el banco presidido por Francisco González, pronosticaba que la economía española crecería un 2,8 % en 2018, sin embargo ahora calcula que el avance será de 2,5 %, teniendo en cuenta las consecuencias de la crisis catalana.

De este modo rebaja tres décimas la previsión de crecimiento de la economía española para 2018, al igual que ha hecho el Gobierno, aunque en este último caso la reducción del alza esperada del PIB en 2018 fue del 2,6 % al 2,3 %.

BBVA confía en que esas dudas desaparezcan pronto y ensalza el dinamismo que mantiene la economía española, que cerrará 2017 con un avance cercano al 3 % y unas tasas de paro que han caído hasta niveles que no se veían desde hacía tiempo.

Como ya lo hicieran sus homólogos, Torres también ha reconocido que ha habido mucha incertidumbre en el último mes a consecuencia de la tendencia independentista de Cataluña. «Ha habido nerviosismo entre los clientes y ha habido entradas de depósitos, pero ya se ha estabilizado», ha explicado.

Torres defiende la posición de BBVA en Cataluña, mercado en el que tiene una cuota cercana al 25%, aunque reconoce que tiene planes de contingencia en el grupo «como tenemos en otros temas». BBVA adquirió en la crisis financiera CatalunyaCaixa y Unnim.

Fuente: Cinco Días