Banco Santander obtuvo un beneficio atribuido en el primer semestre de 2018 de 3.752 millones de euros, un 4% más que en el mismo periodo del año anterior, tras registrar un cargo neto de 300 millones relacionado fundamentalmente con la integración de Banco Popular, principalmente cargos por reestructuración.

En el segundo trimestre, el beneficio atribuido de la entidad cayó un 3%, hasta 1.698 millones, afectado por un lado por la aportación al Fondo Único de Resolución (187 millones de euros) y por resultados no recurrentes (300 millones de euros por la integración del Popular). La cifra queda en línea con lo que esperaban los analistas de Reuters, que preveían 1.742 millones.

En cuanto a los ingresos más comerciales, el margen de intereses del grupo entre enero y junio alcanza 16.931 millones de euros, con una caída del 0,5% respecto a los 17.008 millones de un año antes. Los ingresos por comisiones crecen un 2% hasta 5.889 millones de euros, en parte gracias a la mayor vinculación de la clientela.

El margen bruto se sitúa en 24.162 millones (sube un mínimo 0,3%) y el margen neto se sitúa en 12.680 millones, con una caída del 1,6%. 

El resultado ordinario aumenta un 25,2% hasta 4.052 millones, un fuerte aumento por la incorporación de Banco Popular y la mayor participación en Santander Asset Management, si bien en el lado opuesto se ve afectado por los tipos de cambio y el mantenimiento de bajos tipos de interés en mercados maduros.

Los depósitos de la clientela aumentan un 1,3% hasta 774.425 mientras que los préstamos y anticipos se sitúan en 862.092 millones, con un alza del 0,1%.

La presidenta de Banco Santander, Ana Botín, ha destacado de los resultados el «fuerte incremento en los ingresos ordinarios y mejoras en la calidad crediticia», y ha señalado los mercados de «Brasil, España, México y Estados Unidos», que han crecido con fuerza, lo que ha permitido contrarrestar el entorno más complejo de otros mercados. Asimismo, Botín ha indicado que la entidad confía «en alcanzar nuestros objetivos en 2018, además de cumplir con el plan a tres años”. 

En cuanto al capital, la ratio CET1 se situó en el 10,80% a junio de 2018, ligeramente por debajo del 11% de marzo. Santander explica que generó 18 puntos básicos de capital orgánicamente en el segundo trimestre, pero ese aumento se vio contrarrestado con la eliminación del exceso de capital de los intereses minoritarios de Santander Consumer USA anunciada en el primer trimestre (bajada de 18 puntos básicos) y una caída de 12 puntos básicos por la evolución del valor de mercado de la cartera disponible para la venta durante el trimestre.

Oficinas, accionistas y número de empleados

La entidad contaba a junio de 2018 con 4.152.125 accionistas, lo que supone un aumento del 3,3% respecto a junio de 2017. El número de empleados asciende a 200.961, un 0,3% menos, y el número de oficinas se  sitúa en 13.482, frente a las 13.825 de hace un año (caen un 2,5%).

Fuente: Cinco Días