La firma automovilística alemana Audi invertirá en torno a 100 millones de euros en la implantación de más de 4.500 puntos de carga de vehículos eléctricos en sus propios aparcamientos, como contribución a la «transición energética» en el transporte privado, según informó en un comunicado.

La marca de los cuatro aros señala que en su planta principal de Ingolstadt (Alemania) habrá 3.500 puntos de carga disponibles. En otras plantas alemanas, como la de Neckarsulm, habrá 1.000 puntos; y en Bruselas y Gyor (Hungría), en torno a 100. Además, este proyecto también se encarga de desarrollar el ‘software’ necesario para estas infraestructuras, así como de otros aspectos técnicos.

La compañía destaca que esta iniciativa se empezó a desarrollar desde mediados de 2017 y que la decisión de electrificar el 10% de los parkings de la marca se tomó un año antes. También puntualiza que un proyecto a esta escala es «único en Alemania», por lo que requiere de una preparación «meticulosa».

Al mismo tiempo, Audi enfatiza que en su objetivo de convertirse en una compañía automovilística de emisiones neutrales, para mediados del 2022 uno de cada diez de sus parking estará electrificado, de los cuales la mayoría estarán abiertos al público.

En Bruselas, Ingolstadt y Neckarsulm las infraestructuras contarán con un total de 21 megavatios disponibles, lo que supone el consumo de un pueblo de 14.000 habitantes. Esto incluye 600 puntos de recarga con una potencia superior a los 22 kilovatios. Audi afirma que, para 2050, las operaciones que realice la empresa serán completamente neutras en emisiones de dióxido de carbono.

Fuente: Cinco Días