Apple ha logrado en su ejercicio fiscal de 2017, cerrado el 30 de septiembre, un beneficio neto de 48.351 millones de dólares (unos 41.475 millones de euros), lo que representa un incremento del 5,5% respecto a 2016, cuando logró 45.687 millones. Asimismo, los ingresos de la compañía en los últimos 12 meses crecieron un 6,3%, hasta situarse en 229.234 millones de dólares (196.644 millones de euros). El crecimiento de un 34% de sus ingresos por la partida de servicios y el aumento de las ventas en China (12%) han sido responsables de estas buenas cifras, que han superado las expectativas de los analistas.

Los resultados del gigante tecnológico, con sede en la ciudad californiana de Cupertino, se han conocido solo unas horas antes de que llegue a las tiendas de más de 50 países de todo el mundo su nuevo teléfono, el iPhone X. De hecho, el consejero delegado de la compañía, Tim Cook, subrayó que sus esperanzas están puestas en la temporada navideña de compras, en especial en las ventas de este nuevo modelo.

El beneficio operativo de Apple en los últimos doce meses fue de 61.344 millones de dólares, cantidad ligeramente superior a los 60.024 millones obtenidos en 2016.

En cuanto a los datos correspondientes solo al último trimestre del ejercicio (julio-septiembre), Apple se anotó un beneficio neto de 10.714 millones de dólares, frente a los 9.014 millones del mismo periodo del año anterior.

Sus ingresos en los últimos tres meses fueron de 52.579 millones (46.852 del mismo trimestre de 2016). De esa partida de ingresos trimestrales, 28.846 millones de dólares correspondieron solo a las ventas de 46,7 millones de unidades de sus teléfonos inteligentes iPhone.

Fuente: Cinco Días