La aerolinea Condor, perteneciente al grupo Thomas Cook pero con base en Alemania, ha recibido 380 millones de euros de financiación de emergencia del Gobierno alemán, en un intento por mantener las operaciones de la empresa pese a la quiebra de la matriz. El crédito será válido por seis meses, según la empresa, si bien la ayuda pública debe ser aprobada por la UE.

Condor tiene 5.000 empleados, y según Berlín, hasta 240.000 ciudadanos alemanes dependen de sus operaciones para regresar de sus vaaciones. Según el ministerio de Economía, la empresa debe ser también protegida de reclamaciones de acreedores de Thomas Cook, y Berlín está debatiendo con Bruselas la situación. La firma tiene intención de declararse insolvente según una variante del sistema alemán -que puede ser concedida en casos en los que existan buenas perspectivas para la reestructuración exitosa de una empresa-, con el fin de liberarse de la matriz.

Esta mañana la empresa está realizando sus operaciones con normalidad, informa Efe. Condor opera 59 de los 100 aviones del grupo Thomas Cook. «Somos una empresa sana, y la liquidez que hemos generado en el pasado ha sido enterrada en la empresa matriz», aseguró el CEO de Condor Ralf Teckentrup. «El crédito nos permitirá sobrevivir al invierno. En verano no lo necesitaremos».  La empresa pidió el adelanto ante el riesgo de quedarse sin liquidez.

Teckentrup quiso destacar la rentabilidad de Condor y las diferencias con Air Berlin, que acabó siendo liquidada a pesar de una inyección de 150 millones de dinero público que, en todo caso, la empresa acabó devolviendo. El Estado de Hesse, donde está la base de Fráncfort, asmurá la mitad del riesgo del nuevo crédito.

En paralelo, las divisiones escandinavas de Thomas Cook no están incluidas en el proceso de liquidación de la matriz, según indicó ayer Nordic Ving, empresa que agrupa las operacionse en la zona. Esto afecta a la aerolínea Thomas Cook Airlines Scandiavia y a otras filiales como Spies, Tjareborg y Globetrotter.

El ministerio español de Industria, Comercio y Turismo aseguró ayer, de hecho, que está trabajando con Alemania y Suecia para mitigar el impacto de la quiebra de Thomas Cook en la industria turística española. La titular de la cartera, Reyes Maroto, se reunió ayer con los consejeros del ramo de las cinco comunidades afectadas, así como con patronales del sector.

Fuente: Cinco Días