El gestor aeroportuario Aena está dispuesto a tomar un papel protagonista en la búsqueda de soluciones a la crisis motivada por la quiebra del turoperador británico Thomas Cook. Pero su presidente, Maurici Lucena, cree que la demandada rebaja o exención de tasas, de la que ha hecho pancarta esta semana el sector turístico, apenas tendría efecto en la generación de tráfico hacia regiones en jaque, como Islas Canarias y Baleares.

Desde el punto de vista de Lucena, que ha ofrecido esta tarde una charla en el marco del foro El Garaje de Deusto Business School, lo importante en este momento es la acción comercial para ocupar el espacio abandonado por Thomas Coook UK: «Hay aerolíneas interesadas y lo normal es que el vacío por la quiebra se reabsorba de modo natural«, ha comentado.

«Hay aerolíneas interesadas en ocupar el vacío por la quiebra de Thomas Cook y lo normal es que se reabsorba de modo natural»

A renglón seguido ha puesto en valor la acción de los equipos de marketing de la compañía. Una delegación de Aena presente en el salón internacional World Routes 2019 (Foro Mundial de Desarrollo de Rutas), que se clausuró ayer en Adelaida (Australia), ha trabajado ya en la captación de turoperadores y compañías aéreas capaces de traer visitantes a España y mantener la conectividad. El presidente de la compañía, líder mundial por gestión de tráfico, ha resaltado su buena posición para la interlocución con aerolíneas de todo el mundo.

Acciones puntuales

Pese a las reticencias a tocar a la baja las tarifas, el primer ejecutivo de Aena se ha mostrado abierto a articular «medidas eventuales» para ayudar al sector turístico. Comunidades autónomas como las citadas así se lo demandaron ayer a la ministra de Industria, Comercio y Turismo, Reyes Maroto, que ha convocado la comisión interministerial de Turismo en busca de iniciativas que ayuden a mantener el empleo y la conectividad de los destinos más demandados de España por el turismo europeo.

En España llueve sobre mojado. El derrumbe de Thomas Cook se ha producido tras la decisión de Ryanair de cerrar tres bases en Canarias y una cuarta en Girona. Desde el Gobierno de las islas se ha reclamado al Ministerio que abra negociaciones con la low cost con el fin de que mantenga el actual volumen de operaciones.

Thomas Cook trajo 3,6 millones de visitantes a España en 2018 y su previsión alcanzaba los 4 millones para el presente 2019. La atracción de nuevos alimentadores para el turismo, ha defendido Lucena, depende más de la promoción de los destinos que de la política aeroportuaria: «Aena ya tiene las tarifas más bajas de Europa y una alta calidad de servicio. Además, el porcentaje de la tasa aérea es bajísimo respecto al presupuesto de un viaje y creo que no determina la elección de un destino».

Con todo, el Gobierno español ha calificado de emergencia la situación generada por Thomas Cook en un sector determinante en el PIB como es el turismo. Desde Aena se ha expuesto que el protocolo de repatriación de los miles de turistas abandonados por el turoperador, liderado por la Aviación civil británica, está siendo modélico, para lo que se han orquestado medidas en aeropuertos españoles como la ampliación de horarios para la salida de los vuelos charter, rumbo a Reino Unido, o la flexibilización horaria en los servicios prestados en las terminales.

Fuente: Cinco Días