Isabel Pardo de VeraIsabel Pardo de Vera, presidenta de Adif, durante una rueda de prensa el 28 noviembre de 2019. Cinco Días

La presidenta del Administrador de Infraestructuras Ferroviarias (Adif), Isabel Pardo de Vera, ha confirmado que no está previsto que la conexión por alta velocidad llegue a las principales ciudades asturianas: Oviedo, Gijón y Avilés. La variante de Pajares, actualmente en construcción, supondrá a su finalización que la conexión por alta velocidad termine en Pola de Lena.

«En su momento hubo estudios informativos desde Pola de Lena a ciudades asturianas, cuyas declaraciones de impacto ambiental ya están caducadas», ha dicho Pardo de Vera en unas declaraciones a TPA recogidas por Europa Press.

Según ha explicado, esas conexiones supondrían tan solo unos diez minutos de ahorro de tiempo, con una inversión millonaria. «Hay que valorar la racionalización de las inversiones», ha dicho. Así, ha explicado que para esas conexiones hay otras actuaciones en el plan de cercanías.

La decisión de Adif contrasta con los planes expuestos por el Gobierno central hace años. Fue en agosto de 2009 cuando el entonces secretario de Estado de Planificación e Infraestructuras, Víctor Morlán, presentó en Gijón un proyecto para una red interior asturiana entre Pola de Lena, Oviedo, Gijón y Avilés.

El Ministerio de Fomento adjudicó en 2010 a la empresa Prointec el contrato de redacción de los estudios informativos para la tramitación necesaria, hasta su aprobación definitiva, de las variantes del nuevo trazado que se plantean en las tres principales ramas de la red asturiana.

Posteriormente, el 9 de abril de 2015, el Ministerio de Fomento sometió a información pública el tramo Oviedo-Gijón/Avilés de la línea de alta velocidad Madrid Asturias, una actuación enmarcada en el Plan de Infraestructuras, Transporte y Vivienda. En 2018 fue archivado.

La puesta en servicio de los túneles de la variante de Pajares abrirá paso subterráneo de comunicación ferroviaria entre Asturias y León, y los convertirá por su extensión, casi 25 kilómetros, en los sextos túneles ferroviarios más largos de Europa, los séptimos del mundo y los segundos de España tras los de Guadarrama, según información de Adif.

Las obras de la variante se iniciaron en el año 2005. Por aquel entonces se establecía el entorno de 2010 como fecha de finalización. Sin embargo, una serie de retrasos, problemas con el terreno y discusiones técnicas han ido dilatando los trabajos, que acumularán al menos una década de retrasos.

En unas declaraciones realizadas en Oviedo este viernes, Isabel Pardo de Vera dijo que en Adif estaban «a tope» para terminar en 2021 las obras, que calificó de «pesadilla».

Fuente: Cinco Días