Acciona obtuvo el año pasado un beneficio neto de 352 millones, lo que supuso un incremento del 7,2%, indicó la compañía en una nota de prensa. Excluyendo operaciones corporativas cerradas en 2018, el beneficio creció un 60,3%. Según la compañía que preside José Manuel Entrecanales, “los resultados reflejan una creciente eficiencia operativa de la compañía y un sólido crecimiento de los márgenes de negocio, dentro de una estrategia orientada a la provisión de soluciones sostenibles para clientes”.

 Acciona facturó el año pasado 7.191 millones, un 4,2% menos que el año anterior, y mejoró “sensiblemente” su margen bruto de explotación un 18,9%. Por su parte, el Ebitda ascendió a 1.357 millones, con una mejora del 9%. Las inversiones en el último ejercicio ascendieron a 1.241 millones, destinadas especialmente, al negocio de Energía: 509 millones, destinados a nueva capacidad renovable, 471 MW. Además, cuenta con una cartera en construcción de 835 MW, principalmente en México, EEUU, Australia, Chile y Ucrania. En 2029 Acciona suscribió la ampliación del 10% del capital de Nordex, 99 millones.

Las inversiones en el área de Infraestructuras ascendieron a 372 millones de euros, fundamentalmente las vinculadas a la concesión del Tren Ligero de Sídney y compra de maquinaria pesada en Canadá. Al negocio inmobiliario, por su parte, destinó 210 millones.

La deuda neta financiera se situó en 4.915 millones de euros, 5.317 millones incluyendo el efecto de la primera aplicación de la normativa contable NIIF16.

El área de Energía facturó 1.997 millones, con una caída del 9,5% por la caída de la producción hidráulica y la venta de termosolares en 2018. Sin embargo, el Ebitda ascendió a 845 millones de euros, un 3,7% superior, gracias a la contribución de nuevos activos de generación. A cierre del año, Acciona contaba con 10.117 MW instalados, el 56% en España y el 44% en mercados internacionales, con una producción anual total de 22.991 GWh. La compañía cuenta con una cartera potencial de más de 13.000 MW.

Infraestructuras alcanzó una cifra de negocio de 5.034 millones, (-0,5%) y un Ebitda de 431 millones (+2,9%). La cartera de Infraestructuras ascendió hasta los 11.391 millones, un 5% más, y negocio de proyectos llave en mano creció por encim ade 4.700 millones de nuevos proyectos.

 La cartera total de Infraestructuras ascendió hasta los 11.391 millones, un 5% más, mientras que el  negocio de proyectos llave en mano (EPC) creció con fuerza durante el periodo, por encima de 4.700 millones de nuevos proyectos contratados y su cartera asciende ya a 8.000 millones. Desalación, construcción de puentes y líneas de ferrocarril han sido los proyectos EPC más demandados por los clientes.

Según la compañía, durante el ejercicio, ha seguido ejecutando con éxito diversos contratos internacionales de alto valor añadido, ya en fases más maduras o llegando a su final, como el Tren Ligero de Sídney (Australia), los túneles de Follo Line (Noruega), la fase II del Metro de Quito (Ecuador), el proyecto hidráulico de Site C (Canadá) o la ampliación del Metro de Dubái (EAU).

Fuente: Cinco Días