El primer paso del ministro José Luis Ábalos, en la presente legislatura, por la Comisión de Transportes del Congreso se ha saldado esta noche con un recordatorio crítico a la herencia del Gobierno del PP; la enumeración de las conquistas en el último año y medio bajo su gestión, y la petición de un gran pacto de Estado en torno a la financiación de infraestructuras o la política de vivienda. También se han esbozado las grandes líneas de actuación a corto y medio plazo del Ministerio.

Este departamento, ha recordado una vez más el ministro usando ya el nuevo nombre abreviado Mitma, deja ser el de la pura inversión en obra pública “que tenía sentido hace décadas” para convertirse en el promotor de la movilidad sostenible, el de la agenda urbana en colaboración con ayuntamientos y comunidades autónomas, y el defensor del derecho al acceso a la vivienda.

El anuncio estrella ha sido el de una iniciativa legislativa, que será llevada al Congreso antes del verano, para limitar el precio de los alquileres de la vivienda. Una medida que grupos de la derecha tildaron de populista y vieron como un factor de rigidez en el mercado, y que en la izquierda se calificó de oportuna.

El ministro se ha referido al plan de 20.000 viviendas que serán promovidas por la iniciativa privada con suelo en concesión

En materia de infraestructuras, Ábalos se ha comprometido con un renovado esfuerzo en conservación y mantenimiento, concediendo al plano de la colaboración público privada buena parte del esfuerzo en construcción o remodelación de carreteras.

Sobre el plan de inversión PIC que diseñó el anterior Ministerio de Fomento, con Íñigo de la Serna al frente, José Luis Ábalos señaló que estaba inmaduro en su tramitación y mal confeccionado desde el punto de vista jurídico. El Ministerio trabaja ahora con Hacienda para asegurar que el esperado plan de concesiones “no entra en conflicto con la estabilidad presupuestaria”. Ha escuchado al ministro socialista en la propia sala la que fue titular de Fomento, Ana Pastor.

También se fía a la inversión privada la creación de un parque de 20.000 viviendas que den acceso a un alquiler asequible. Estas se pondrían en marcha a través de la movilización de suelo en manos de distintos entes del Estado, que llegaría a los promotores a través de concesiones.

Pero entre las escasas cifras que José Luis Ábalos enarboló en su primera y extensa intervención resonó la de los 80.000 millones “en peticiones y reclamaciones en infraestructuras de transporte terrestre” que se agolpan en el ministerio: “Necesitamos un acuerdo muy amplio, un pacto de Estado por la movilidad sería de interés para los ciudadanos”.

Lejos de facilitar el entendimiento en este primer cruce de intenciones, recriminaciones y peticiones, los cañonazos desde PP y Vox han buscado debilitar al titular de Transporte por su papel en el ya conocido como Delcygate, la participación del Gobierno en una mesa bilateral con el Ejecutivo catalán, o el bajo nivel de ejecución presupuestaria. También ha salido a relucir el nombramiento como asesor de Koldo García Izaguirre, anteriormente en el equipo de seguridad, y se han hecho alusiones a la carrera profesional de la esposa de Ábalos.

Las intervenciones de PP y Vox han recordado el ‘Delcygate’ o la mesa bilateral entre el Ejecutivo y la Generalitat de Cataluña

“El ministro ha ofrecido un pacto de Estado y esperábamos encontrarles ahí como partido que algún día puede gobernar”, ha señalado con fingida sorpresa el portavoz socialista César Ramos.

Planes a la vista

El inicio de la legislatura del Gobierno de coalición debe traducirse, según el ministro de Transportes, en una reactivación de la planificación en el grupo de empresas que conforman Aena, Renfe, Adif, Puertos del Estado o Enaire.

Donde el operador ferroviario ha conseguido activar ya el plan de Cercanías y la renovación de flota, con una licitación de material rodante que supera los 3.000 millones de euros, Adif ultima la firma de su contrato programa con la Administración General del Estado y avanza en la liberalización ferroviaria; Enaire prepara el plan de Vuelo 2025 para adaptarse a la estrategia de Cielo Único Europeo, y Puertos del Estado tiene ya los cimientos de su marco estratégico y del fondo 4.0 para modernizar el funcionamiento de los puertos.

Cifras para contrarrestar a la oposición

– El ministro Ábalos reaccionó a la acusación del PP sobre el bajo nivel de ejecución presupuestaria recordando que en 2019 su ministerio ha licitado contratos por 14.300 millones. De esa cifra, un 75% responde a proyectos de inversión (10.700 millones de euros), un 60% por encima de la licitación al cierre de 2018. Las adjudicaciones el año pasado, por su parte, ascendieron a 6.400 millones de euros, un 77% más que en el ejercicio precedente. “Los 16.000 millones licitados desde que llegamos al Gobierno equivalen a cuatro años del Gobierno del Partido Popular”.

–  Cuando ha tocado hablar de la conclusión de líneas de AVE, José Luis Ábalos remarcó que Adif ha tenido que desbloquear 27 contratos de construcción parados entre 2013 y 2016 esencialmente por sobrecostes o desafíos técnicos inesperados.

Fuente: Cinco Días